Negligencias médicas estéticas

¿Qué tipo de intervenciones son las “estéticas”?

Las intervenciones más comunes en la cirugía estética son el aumento de pecho, las remodelaciones corporales del tipo de lipoesculturas y liposucciones, las operaciones de redefinición de la nariz conocidas como rinoplastias, los afianzamientos y eliminación de grasa localizada en abdomen conocida como las abdominoplastias, modelaciones del rostro para rejuvener del tipo de rejuvenecimiento fácil, liftings y otros, la eliminación de defectos de visión, la infiltración de materiales reabsorbiles como botox o acido hialurónico para eliminación de arrugas, las intervenciones de eliminación de manchas en la piel, la corrección de orejas conocida como otoplasia, las modelaciones o prótesis de pecho por cáncer o accidentes, implantes de grasa propia o protesis en glúteos, y las modificaciones del rostro para su masculinización o feminización mediante estiramientos, implantación de protesis, o rellenos faciales en mentón, mandíbula o pómulos.

​También se consideran como intervenciones estéticas las correspondientes de odontología, (carillas, blanqueamientos dentales, etc), y aunque no estrictamente médicas, a veces las depilaciones o eliminación de tatuajes por medio de instrumentos de laser y otros sistemas, así como la utilización de métodos de adelgazamiento a través de maquinaria no invasiva o semiinvasiva.

¿Qué es una Negligencia estética?

Es el error cometido en el curso de una intervención de cirugía estética.

A diferencia de las negligencias médicas, en las de estética, el paciente no buscaba en la intervención del médico un efecto curativo, sino que es una intervención completamente voluntaria, encaminada a corregir imperfecciones en busca de la satisfacción del paciente. Esto es importante porque no se trata de curar, sino de satisfacer el deseo estético del paciente a quien se le ha ofrecido “un resultado” y sin el que el error ya existe como desviación entre lo pretendido por el paciente (y asegurado por el médico) y el resultado final.

El fin de la cirugía estética es mejorar la apariencia, reducir los signos de envejecimiento, eliminar o modificar aspectos del cuerpo del paciente, corregir deformaciones o modelar zonas.

En ese desajuste radican la mayor parte de las negligencias estéticas, si bien a veces se producen complicaciones con daños inesperados y desproporcionados, efectos lesivos por descuidos, errores, ausencia de pruebas o una mala praxis en la ejecución de la intervención. También se pueden dar casos de complicaciones anestésicas o de utilización de material o farmacología inapropiada.

En España la especialización de Cirugía Plástica y Reparadora es la que delimita las intervenciones en este ámbito, si bien se dan con frecuencia negligencias por intrusismo al practicarse numerosos tratamientos estéticos por personal no cualificado o de insuficiente titulación o especialización, lo que conlleva, además la negligencia en si, otros efectos legales.

¿En la cirugía plástica puede haber negligencia?

Es necesario distinguir entre la cirugía estética (o cirugía plástica-estética) y la cirugía plástica, en la que mediante procedimientos quirúrgicos, los médicos especialistas llevan a cabo intervenciones destinadas a modificación, corrección, reconstrucción o alteración de partes del cuerpo, y que puedan afectar a la forma y función corporal.

​En la cirugía plástica la intervención busca además de un resultado de mejora estética, una mejor funcionalidad orgánica, por ello dentro de las intervenciones de cirugía plástica se encuentran las técnicas de trasplante y movilización de tejidos mediante injertos e implantes. A diferencia de la cirugía estética, la plástica tiene una función reparadora, reconstructiva y en cierta médica también vinculada a la idea de solucionar patologías y no solo estética.

Lógicamente en la cirugía plástica también se pueden producir errores médicos y negligencias profesionales vinculadas a cualquiera de las causas que originan lesiones y secuelas inesperadas en el cuerpo del paciente.

¿Cuándo se detecta que hubo negligencia estética?

Después de someterse a una intervención quirúrgica de medicina estética, el paciente puede comenzar a sufrir efectos del error médico, ello puede detectarse inmediatamente después, cuando se aprecia el resultado, o transcurrido un periodo de tiempo, tras el cual se pueden identificar las desviaciones entre el resultado pretendido y el obtenido. 

​En la mayor parte de las negligencias estéticas, los errores vienen de la mano de postoperatorios  y cuidados posteriores a la intervención incorrectos, uso de material defectuoso, error o retrasos en diagnósticos o en la determinación de complicaciones, uso indebidos de farmacología, insuficiente o errónea información consentida al paciente, etc. 

¿La cirugía estética requiere un consentimiento informado especial?

 Si. Además de los requisitos de la necesidad de consentimiento informado, por el que el Médico, antes de proceder a cualquier operación, debe comunicar sobre todo el proceso su conformidad libre, voluntaria y consciente, manifestada en el pleno uso de sus facultades y haciéndolo una vez que se la facilitado la información adecuada y para que tenga lugar una actuación que afecta a su salud; en la medicina estética los requisitos son más exigentes.

Todos los pacientes tienen derecho a conocer, con motivo de cualquier actuación en el ámbito de su salud, toda la información disponible sobre la misma, salvando los supuestos exceptuados por la Ley. Además, toda persona tiene derecho a que se respete su voluntad de no ser informada. La información, que como regla general se proporcionará verbalmente dejando constancia en la historia clínica, comprende, como mínimo, la finalidad y la naturaleza de cada intervención, sus riesgos y sus consecuencias. Cuando el paciente haya recibido toda la información, este debe aceptar o declinar su consentimiento de forma libre y voluntaria.

​En la Ley General de Sanidad se reconoce el derecho a una información completa, continuada, verbal y escrita, sobre su proceso, incluyendo diagnóstico, pronóstico y alternativas de tratamiento en toda intervención médica. Esta exigencia es aún mayor para los casos de cirugía estética  ya que a menor urgencia de la intervención, la información del paciente debe ser mayor y más rigurosa, debiendo ser máxima, exhaustiva, en las intervenciones estéticas y, en general, en las denominadas cirugías voluntarias o satisfactivas”.

El alcance del Consentimiento informado de las intervenciones estéticas es por lo tanto menor, ya que incluso existiendo el Consentimiento Informado y cumpliendo éste todos los requisitos formales que la Ley dispone,  con la obtención del Consentimiento Informado del paciente el médico no queda eximido de la responsabilidad que pueda derivar de una actuación negligente, o incluso imprudente.

¿Qué documentación hay que recabar para reclamar la negligencia estética?

Para iniciar una reclamación de negligencia estética, se debe disponer de la historia clínica completa, inclusive con los informes preoperatorios, de la intervención y los posteriores. También será necesario disponer del consentimiento informado al paciente que éste firmó en su día. Es conveniente recabar fotografías del “antes y después” que objetivicen que el resultado es inapropiado o lesivo.

 El Médico, Hospital o el Centro de Medicina estética tienen la obligación de proporcionar al paciente el Historial Médico completo, sin detrimento alguno. Y el paciente tiene el derecho ―reconocido legalmente― a obtenerlo sin dilaciones. No se puede negar ningún hospital facultativo o centro médico a proporcionar al paciente una copia completa de su historial, so pena de incurrir en una ilegalidad grave, que en caso de obstaculizar la reclamación podría ser constitutiva incluso de una actuación delictiva.

 Tras obtener el Historial Médico completo, lo siguiente es contactar con nosotros para que estudiemos el caso junto a nuestros peritos médicos especialistas en medicina estética. Así podremos evaluar las posibilidades de tu caso y determinar su viabilidad para reclamar los daños y perjuicios que se hayan podido producir.

 En caso de encontrar dificultades para obtener el Historial Médico completo, a veces es necesario que el departamento jurídico de Indemniza deba intervenir a priori para reclamarlo formalmente al Servicio de salud, al Hospital o al Centro médico.

 Siempre es necesario para poder iniciar un procedimiento de negligencia médica que el paciente ( o su familiar en caso de fallecimiento) otorgue un poder notarial, que lo elabora el Notario (puede acudir al que se encuentre más cercano a su domicilio) y cuesta, aproximadamente, unos 60 euros. Con este apoderamiento los abogados de Indemniza ya podrán representar al paciente tanto extrajudicial como judicialmente .

En caso de interponer una demanda judicial, además el paciente debe nombrar un Procurador que actúa como representante legal del afectado ante los Tribunales de Justicia, y cuyo coste en determinados casos se puede afrontar al final del procedimiento, cuando el paciente cobre su indemnización.  En otros casos este es un coste que se debe asumir mediante una provisión de fondos, que el Procurador cobra al principio y un pago final.

¿Hay que pagar al Perito Médico?

Indemniza realiza el estudio de viabilidad y la emisión del pre-informe de manera gratuita para el paciente, y la firma asume todos los costes de esos estudios y de determinación del “nexo causal” gracias al que se determina que la reclamación puede ser viable.

 Frecuentemente, además de este informe previo de viabilidad del caso y de determinación del nexo causal, con una aproximación de la valoración del daño corporal y una estimación del importe que se pudiera reclamar en concepto de daños y perjuicios, se requiere un dictamen pericial completo que realice un estudio forense completo de la existencia de la negligencia o del error, de la defensa de los criterios medico-periciales de dicha estimación del error y de valoración concreta del daño corporal.

 Este Dictamen pericial es necesario cuando se ha de acudir a los Tribunales a reclamar al facultativo, hospital, centro médico o compañía de seguros ―según el caso― los daños y perjuicios a indemnizar. y además en el acto del juicio obligatoriamente el perito se ha de “ratificar” en el dictamen y defender su tesis de existencia de error medico.

 Los Dictámenes de los Peritos Especialistas en medicina Estética con valoración del daño corporal, pueden tener un coste aproximado de entre 500 y 3.000 euros, si bien, en determinados casos (en función de la claridad de la negligencia, del importe a reclamar y de las posibilidades materiales de ganar el caso) Indemniza puede afrontar en todo o en parte el coste de este Dictamen y llevar el asunto sin coste inicial para el paciente, mediante el incremento del porcentaje variable a éxito a favor de Indemniza. En otros casos el paciente debe afrontar el coste del peritaje y el tanto por ciento a favor de Indemniza es menor. De todo ello puede obtener información detallada en la política comercial de Indemniza.

¿Qué tipo de reclamación hace Indemniza.org?

Siempre iniciamos el proceso mediante una reclamación previa, en busca de intentar evitar los Tribunales y poder alcanzar un acuerdo con el facultativo, con el Centro médico, Centro Hospitalario o con la compañía de Seguro médico.

 De no ser posible una transacción en la que nuestros abogados puedan alcanzar un acuerdo con el responsable o responsables de la negligencia médica, y lograr un reconocimiento del error y una indemnización acordada que sea aceptable para el paciente, debemos interponer las reclamaciones formales y judiciales que correspondan en función del tipo de intervención médica realizada, el lugar donde se haya producido y las consecuencias en la salud del paciente de la negligencia.

Scroll al inicio